carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Total

Confirmar

Categorías

Cabeza de toro

Cabeza de toro auténtica que conserva intactos todos los atributos físicos del toro de lidia. Estas cabezas de toros pertenecieron a las más prestigiosas ganaderías y han sido estoqueados en las plazas de toros más importantes de España y por grandes figuras.

En nuestro catálogo de cabezas taurinas encontraras auténticas obras de arte perfectamente  disecadas y preservadas. Ideales como elemento decorativo.

Consulta las cabezas de toros disponibles o contáctanos para recibir más información, fotos y precios.

 

Entrega en envíos internacionales de 15 a 20 días

Más detalles


1 365,00 € IVA incluído

6 artículos disponibles

Al comprar este producto puede obtener hasta 112 puntos de fidelidad. Su carrito totalizará 112 puntos que se puede(n) transformar en un vale de descuento de 22,40 €.


Contáctenos si tiene consultas sobre este producto.

Compartir:

1 otros productos de la misma categoría:

El toro de lidia ha sido criado y seleccionado por el hombre en los últimos tres siglos, para los espectáculos taurinos. Procede de las razas autóctonas españolas, que viven en la Península Ibérica desde tiempo inmemorial y que propició las formas más primitivas de tauromaquia. Algunos consideran que es el descendiente más directo del uro -el antepasado de todas las razas bovinas actuales- ya que, además de su rusticidad y su vida salvaje (dotado para sobrevivir en la naturaleza sin ayuda humana), comparte con él numerosas características, como los instintos de defensa y los atributos físicos (astas grandes y hacia adelante, potente aparato locomotor) que los bovinos del resto de Europa, seleccionados para consumo de carne y leche, han perdido.
Lo que distingue al toro de lidia es una mezcla de atributos físicos y temperamentales, que se sintetizan en la llamada bravura, por lo que también se le conoce como toro bravo. La bravura es la combinación equilibrada entre casta (es decir, instinto agresivo) y nobleza (es decir, ingenuidad). Si una de las dos falta, el resultado puede ser la mansedumbre, o la picardía, que lo hace inservible para la lidia

  • Peso 25 Kg