MODEL Ponerse el mundo por montera
Menu
Ponerse el mundo por montera

Ponerse el mundo por montera

15 Apr

Cuando los toreros y los banderilleros salen al ruedo, visten un peculiar sombrero negro: la montera. Con ella, saludan al presidente de la corrida o brindan la muerte del toro. ¿Quién inventó esta prenda tan original? ¿De dónde procede su nombre?

La montera nació a comienzos del siglo XIX de la mano del célebre matador de toros Francisco Montes, apodado "Paquiro". Del apellido Montes nació la palabra "montera", un sombrero fabricado en astracán y con una cubierta interior de tafetán que le da su particular forma. Hasta entonces, para sujetar el cabelllo, se utilizaba una redecilla o un sombrero de tres picos, similar al bicornio de los alguaciles, pero la revolución estética aportada por Paquiro hizo que, rápidamente, la montera coronase la estampa de todos los toreros. 

Las monteras de la época de Paquiro eran más grandes y altas que las actuales, adornadas con borlas en los laterales. Sin embargo, con el tiempo, fueron reduciéndose para resultar más cómodas.

Cada torero fabrica su montera a medida para que le ajuste perfectamente y no le moleste durante la lidia. De ahí nace la expresión "calarse la montera" o "ponerse el mundo por montera", empleada cuando alguien toma una decisión sin tener en cuenta las opiniones de su alrededor. 

Generalmente, un torero encarga una o dos monteras a lo largo de toda su carrera, siendo esta prenda la más perenne de cuantas componen el traje de luces, y también la más querida. Es extraño que un torero, incluso retirado, no conserve su montera para recordar aquellos años de miedo y gloria.

El granadino Manuel Benítez Carrasco escribió un hermoso poema que terminaba así:
Uno, dos y tres,
son de nuevo tres...
tres banderilleros,
sólo tres monteras 
tras los burladeros...
¡o tres capotes al quite
en el redondel!

Y tú, ¿quieres ponerte el mundo por montera? 

Contactar