Menu
¿Por qué el capote de los toreros es rosa y amarillo?

¿Por qué el capote de los toreros es rosa y amarillo?

1 Apr

Se llama capote de brega a la tela de color vivo que usan los toreros durante la lidia. Pero, ¿por qué es rosa y amarillo?

En las fiestas caballerescas de la Edad Media, se usaba la capa del vestuario habitual del noble como instrumento para burlar la embestida del toro. Más adelante, en los siglos XVI y XVII, se estableció que la capa de vestir fuera la herramienta común de los peones que ayudaban a los caballeros. Ya en esa época, existía la expresión de "echar la capa a alguien" cuando se auxiliaba a un compañero en una situación de apuro. Sin embargo, los colores utilizados no tenían que ver con los actuales: las capas de la gente del pueblo eran pardas o teñidas de oscuro. 

Con la evolución de la tauromaquia, la capa de torear se fue desligando poco a poco de la de vestir, aunque sí conservó su forma. De hecho, hoy los capotes se siguen diseñando con esclavina, cuello y amplio vuelo.
El color actual del haz es rosa o fucsia, mientras que el forro o nvés suele ser amarillo, aunque algunos toreros, por superstición, han retomado la vieja tradición de usar tonos oscuros, como el azul o el verde. 

Tradicionalmente, el rosa está asociado con la buena suerte y el amarillo, con la mala.
Ambos colores tiñen el capote de los toreros, como una dicotomía inherente al mundo del toro: la ventura y la desventura, el triunfo y el fracaso, el sol y la sombra, la vida y la muerte.
A este motivo se suma un factor económico: antiguamente, los colores brillantes como el rosa eran los más difíciles de conseguir y, por tanto, los más costosos. Esta elección (el capote rosa) recordaba la clase y la nobleza del torero.

Inspirados en la simbología taurina, desde Toroshopping apostamos por una línea de moda donde el color del capote cobra todo el protagonismo: 

En nuestra web, tienes un amplio catálogo con estos productos. Y, por supuesto, también tenemos a la venta capotes para todas las edades y gustos.

Contactar